Música

martes, 1 de julio de 2008

Olvídese del Viagra, coma sandía


Olvídese del viagra, coma sandía
BBC Ciencia
Una rebanada de sandía podría tener efectos similares a los del fármaco para disfunción eréctil e incluso hasta podría aumentar la libido.
Según científicos en Estados Unidos la sandía tiene ingredientes que actúan sobre los vasos sanguíneos.
Estas sustancias, llamadas fitonutrientes, son compuestos que ocurren de forma natural en frutas y vegetales y que son capaces de reaccionar con el organismo humano y desencadenar beneficios para la salud.
Y entre los fitonutrientes que contiene la sandía, están el licopeno, betacaroteno y el principal, según los científicos de la Universidad de Texas A&M, la citrulina.
Según los autores, uno de los beneficios de la citrulina, que ahora se están descubriendo, es la capacidad de relajar los vasos sanguíneos, igual que lo hace el viagra.
"Entre más estudiamos a la sandía -afirma el doctor Bhimu Patil, quien dirigió la investigación- más nos damos cuenta de la extraordinaria capacidad de esta fruta como potenciador natural para el organismo humano".
"Siempre hemos sabido que la sandía es buena para la salud, pero con cada estudio, aumenta la lista de sus importantes beneficios", señala el científico.
Beneficios
A diferencia de las vitaminas y minerales, los fitonutrientes son compuestos que no tienen valor nutricional, pero sí tienen efectos positivos en la salud.
Estudios recientes han demostrado que los fitonutrientes actúan igual que los antioxidantes y uno de sus beneficios, creen los científicos, podría ser el retraso del envejecimiento.
La nueva investigación descubrió que cuando se consume la sandía, la citrulina se convierte en arginina.
La arginina, dicen los autores, es un aminoácido que tiene muchos beneficios en el corazón y el sistema circulatorio y ayuda a mantener un buen sistema inmune.
"La arginina -dice el doctor Patil- mejora la producción de óxido nítrico que a su vez relaja los vasos sanguíneos, y éste es el mismo efecto que tiene el viagra para tratar la disfunción eréctil y quizás prevenirla".
Se sabe que hay muchos factores fisiológicos y psicológicos que pueden causar la impotencia.
Y aunque quizás no sea tan específica como el viagra (que está dirigida hacia la inducción de erecciones del pene), la sandía puede ser una buena herramienta para relajar los vasos sanguíneos sin efectos secundarios, dicen los autores.
Además, la producción adicional de óxido nítrico asociada a la arginina que se cree ayuda a mejorar el flujo sanguíneo, podría a su vez ayudar a tratar la angina, la hipertensión y otros problemas cardiovasculares.
Y los científicos creen que la sandía tiene otros beneficios como ayudar al ciclo de la urea a retirar amoniaco y otros desechos tóxicos del organismo.
El único problema es que la citrulina se encuentra en mayores concentraciones en la corteza de la sandía.
Pero los científicos están ahora investigando la posibilidad de producir nuevas variedades de la fruta con mayores concentraciones de citrulina en la pulpa.
Antioxidante
Consumir sandía, además, no sólo servirá para mejorar su vida amorosa.
Según otro estudio que está siendo llevado a cabo por investigadores del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, ciertas variedades de sandía tienen más licopeno -otro fitonutriente- que el tomate, que hasta ahora había sido el "rey del licopeno".
El licopeno es el pigmento que aporta el color rojo a la sandía, el tomate y otros vegetales.
Este compuesto posee propiedades antioxidantes y se cree que actúa protegiendo a las células humanas del estrés oxidativo, uno de los responsables de las enfermedades cardiovasculares, cáncer y envejecimiento.
Según los investigadores, casi 92% de la sandía es agua, pero el restante 8% es rico en licopeno.
"Creíamos que el licopeno, que también se encuentra en el pomelo, existía solamente en los tomates" dice el doctor Patil.
"Pero ahora sabemos que esta sustancia ocurre en muy altas concentraciones en algunas variedades de sandía".


Nota de BBCMundo.com:http://news.bbc.co.uk/go/pr/fr/-/hi/spanish/science/newsid_7483000/7483059.stm

No hay comentarios: