Música

lunes, 15 de mayo de 2017

Hiperhirdratación. La intoxicación por agua existe y puede ser mortal.

El caso de Jacqueline Henson, quine murió en Gran Bretaña después de beber cuatro litros de agua en menos de dos horas, fue la señal de alarma.



En las sociedades en las que el sobrepeso y los consejos dietéticos están a la orden del día, se extiende hoy una nueva patología conocida como “intoxicación por agua” o “hiperhidratación”. En Inglaterra, Jacqueline Henson, una mujer de 40 años y madre de cinco hijos, murió tras beber cuatro litros de agua en menos de dos horas.


Henson quería bajar de peso y para lograrlo se suscribió a una empresa de consejos dietéticos que le aconsejó seguir una dieta hipocalórica y beber al menos cuatro litros de agua al día. El problema fue que ella tomó esa cantidad de líquido en menos de dos horas y enseguida empezó a sentirse mal: dijo que el estómago se le había “endurecido”, se quejó de mareos y de dolor de cabeza. Después se desmayó y entró en un coma profundo del que no sobrevivió, publica la revista Para Ti.

La doctora Mónica Katz, médica especialista en nutrición y autora del libro “No Dieta” (Libros del Zorzal), explica que una persona efectivamente puede morir por sobrehidratación: “El requerimiento básico de una persona es de 30 mililitros por kilo de peso por día. Es decir, que si una persona pesa 50 kilogramos, debe beber aproximadamente un litro y medio por día entre agua, infusiones y alimentos. Pocos tienen en cuenta que frutas y verduras, así como también los alimentos ‘esponja’ -como fideos, arvejas, lentejas y arroz, contienen hasta un 80 por ciento de agua-. Hoy existe una moda peligrosa que es la de andar con la botellita, hidratando el cuerpo aunque no exista una verdadera necesidad orgánica. Las chicas jóvenes están obsesionadas y existe el mito de que el agua en cantidad ayuda a perder kilos, algo que no tiene ningún asidero científico. De hecho, si uno excede las cantidades que el cuerpo filtra a través del riñón, se pueden causar daños irreversibles y hasta podría ser fatal”, señala la especialista.



Para el doctor Alberto Cormillot, el peligro radica en perder la perspectiva  a la hora de bajar de peso: “Hay gente que se fanatiza. La hiperhidratación es muy peligrosa, porque el cuerpo necesita una determinada concentración de sodio y potasio para funcionar correctamente. Entonces, si uno bebe demasiado líquido en poco tiempo se produce una intoxicación hídrica que descompensa el corazón, los riñones y el sistema nervioso”.

Según los especialistas, una vez que se produce la intoxicación por agua es difícil revertir el proceso porque el cuerpo se descompensa y el gran volumen de líquido diluye los electrolitos del cuerpo.


Los síntomas de una hiperhidratación incluyen dolores de cabeza y de estómago, mareos, vómitos y desmayos, entre otros. El exceso de agua en el organismo también puede producir edemas que, si se ubican en el cerebro, pueden ser mortales.

Por eso no es conveniente beber más de tres litros de agua al día (incluidas infusiones y alimentos), tomando el agua en pequeñas cantidades y a lo largo del día (nunca tomar demasiada en poco tiempo).


Fuente: http://www.minutouno.com

miércoles, 8 de marzo de 2017

Día Internacional de la Mujer: por qué se conmemora el 8 de marzo?


En 1910, la Internacional Socialista, reunida en Copenhague, proclamó el Día de la Mujer, con carácter internacional. Fue un homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal, según recuerda la Organización de Naciones Unidas.
La propuesta fue aprobada unánimemente por la conferencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés. En ese momento, no se estableció una fecha fija para la celebración.
El primer Día de la Mujer se celebró un año después, el 19 de marzo de 1911, en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza. Consistió en mítines a los que asistieron más de un millón de mujeres y hombres. Además del derecho de voto y de ocupar cargos públicos, exigieron el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.
Menos de una semana después, el 25 de marzo, más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes italianas y judías, murieron en el trágico incendio de la fábrica Triangle en la ciudad de Nueva York. Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron al desastre.
Entre 1913 y 1914, las mujeres rusas celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de 1913 en el marco de los movimientos a favor de la paz que surgieron en vísperas de la primera guerra mundial.
En el resto de Europa, las mujeres celebraron mítines en torno al 8 de marzo del año siguiente para protestar por la guerra o para solidarizarse con el resto de las mujeres.
En 1917, como reacción ante los 2 millones de soldados rusos muertos en la guerra, las mujeres rusas escogieron de nuevo el último domingo de febrero para declararse en huelga en demanda de "pan y paz". Los dirigentes políticos criticaron la oportunidad de la huelga, pero las mujeres la hicieron de todos modos. Cuatro días después el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto. Ese histórico domingo fue el 23 de febrero, según el calendario juliano utilizado entonces en Rusia, o el 8 de marzo, según el calendario gregoriano utilizado en otros países.
Desde entonces el Día Internacional de la Mujer se celebra los 8 de marzo.

jueves, 16 de febrero de 2017

Estudios constatan que el vino mejora los síntomas de la Diabetes.





La presidenta del Congreso Internacional “Wine and health” (Vino y salud), Rosa María Lamuela, afirma que los estudios apuntan a que el consumo moderado del vino mejora el metabolismo de la glucosa y aumenta el colesterol beneficioso (HDL) en los pacientes diabéticos.
Lamuela hizo estas declaraciones a Efe al inicio del congreso, que se celebra por primera vez en España y que reúne el jueves y viernes en Logroño (norte) a más de 200 especialistas, expertos en investigación sobre el vino y nutrición, quienes expondrán los últimos estudios científicos sobre los efectos del vino en la salud.
La doctora es miembro del departamento de Nutrición, Ciencias de la Alimentación y Gastronomía de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona.
Indicó que los polifenoles del vino, más presentes en los tintos, pero también en blancos y en menor medida en rosados, son beneficiosos por su efecto protector en relación con la diabetes, según se ha constatado en las últimas investigaciones sobre esta enfermedad.
Durante el congreso, que reúne a expertos mundiales en el ámbito de la medicina, la nutrición, la dietética y la alimentación, también se pondrá de manifiesto que “no hay ningún estudio que demuestre que el consumo de vino engorda”, según Lamuela, para quien es cierto que “es alcohol y tiene calorías”, pero “no existe una correlación entre aumento de peso y vino”.
Dijo que siempre ha de ser un “consumo moderado” de vino, que se establece en dos copas diarias para los hombres y una para las mujeres como máximo, preferentemente durante la ingesta de alimentos, más recomendable en las cenas, y nunca se deben superar las cuatro copas tomadas de una sola vez.
La experta subrayó que para obtener todos los efectos beneficiosos del vino se ha de acompañar de una dieta mediterránea.


“El organismo humano es un ser vivo muy complejo y muy especial, que no responde igual que una máquina que mide las calorías”, señaló, por lo que descartó que se pueda achacar solo al vino el aumento de peso.
Entre esos efectos beneficiosos de un consumo moderado de vino mencionó la prevención de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer; y también tiene propiedades prebióticas, ya que favorece una microbiota o microflora intestinal saludable.
En este congreso también se analizará la conexión del vino con las enfermedades cardiovasculares y coronarias, que es el tema más estudiado y el que tiene mayor base científica.
Esta doctora recordó que el vino ejerce un papel cardioprotector, es antioxidante y antinflamatorio, por lo que se llega a recomendar su consumo moderado por la noche a pacientes que han sufrido un infarto o una angina de pecho, ya que ayuda a que se encuentren mejor.
Además, los consumidores moderados de vino son un 25 por ciento más longevos y sufren menos enfermedades que los abstemios o los bebedores excesivos, ha afirmado.
Según sus datos las mujeres españolas disfrutan de una de las mayores esperanzas de vida del mundo, pero solo el 25 por ciento de esta mayor longevidad se puede achacar al vino, también colabora la dieta mediterránea, con el consumo de aceite de oliva y frutas y hortalizas frescas.


Fuente:       Rebeca Palacios/EFE
                       http://www.elnuevoherald.com




Read more here: http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/salud/article133056899.html#storylink=cpy



Read more here: http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/salud/article133056899.html#storylink=cpy



Read more here: http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/salud/article133056899.html#storylink=cpy

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/salud/article133056899.html#storylink=cpy