Música

lunes, 28 de abril de 2008

Como ahorrar energía en el hogar

Iluminación
La iluminación representa una tercera parte del consumo de energía en los hogares y, por ende, de lo que se paga en la factura por consumo de electricidad. ¿Cómo puede usted reducir su consumo en iluminación sin prescindir de este importante servicio y, al mismo tiempo, ahorrar dinero? Para lograrlo, ponga en práctica las siguientes recomendaciones:
Apague la luz cuando no la necesite, también el regulador de voltaje de su televisor y/o computadora y todo aquello que no se esté usando en el momento. Los cargadores de baterías para teléfonos celulares, cámaras de vídeo, equipos portátiles de comunicación y cómputo (pda), consumen energía si se encuentran conectados, estén o no cargando. Lo mismo ocurre con los aparatos a control remoto conectados, aun cuando estén apagados. (Siempre que vea usted una señal luminosa en multicontactos, reguladores o cualquier aparato, ésta indica que ahí se está consumiendo electricidad)
Mantenga abiertas las cortinas y persianas durante el día; la luz natural siempre es mejor. (Si usted vive en un lugar de clima cálido, ciérrelas en el día, pues al abrirlas entrará la luz natural, pero también el calor y, en todo caso, el costo de la iluminación artificial es más bajo que el de climatizar la habitación) .
Pinte las paredes de su hogar con colores claros; esto ayuda a aprovechar mejor la luz, tanto la natural como la artificial.
Realice el mayor número de actividades aprovechando la luz solar. Piense o haga una lista de todo lo que puede realizar durante el día y no dejarlo para la noche. Por ejemplo, es mejor lavar, planchar y hacer el aseo durante el día con luz natural.
Sustituya los focos incandescentes y los halógenos por lámparas ahorradoras (fluorescentes compactas), las cuales cuestan más, pero consumen cuatro veces menos energía y duran hasta diez veces más. Aplique esta medida en todos los espacios de su hogar donde sea posible, como son los pasillos, escaleras y garaje. (No es recomendable en los baños, pues no es conveniente para este tipo de lámparas encenderlas y apagarlas frecuentemente). Es importante saber que el 85% de la energía eléctrica utilizada en un foco incandescente se convierte en calor y sólo el 15% restante en luz Alguien ha dicho que el foco es un calentador eléctrico, que tiene un subproducto: la luz. En caso de no poder instalar lámparas compactas fluorescentes en los lugares donde se requiere poca iluminación (habitaciones, pasillos, cornisas), se recomienda usar focos (incandescentes) de 25 vatios. En lámparas múltiples puede quitar uno de cada tres focos o reemplazarlos por los de 25 ó 40 vatios.
Limpie periódicamente focos y lámparas, pues el polvo bloquea la luz que emiten.
Utilice un atenuador electrónico para graduar la luz al mínimo necesario; también puede instalar "interruptores de presencia" que encienden la luz sólo cuando detectan personas. (Consulte con un técnico calificado la conveniencia de instalar interruptores de presencia en pasillos, escaleras y otros espacios del hogar, en función del costo de los mismos, de su instalación y/o la utilidad práctica en cada caso).
Aparatos electrodomésticos
Cada uno de los aparatos eléctricos que se usan en el hogar consumen diferentes cantidades de energía, dependiendo de su eficiencia energética y de cuánto tiempo los utilice usted al día o a la semana, así como de otras condiciones. Por ejemplo, el tostador de pan y la plancha funcionan con resistencias que convierten la electricidad en calor y consumen mucha energía; sin embargo, el tostador se utiliza sólo durante algunos minutos, mientras que la plancha se usa más tiempo y, por lo mismo, consume más electricidad.
Los motores de la lavadora de ropa, de la aspiradora y la licuadora tienen diferentes potencias y, por ende, es diferente su nivel de consumo eléctrico. Lo mismo podemos decir del radio y de la televisión: si ambos están encendidos muchas horas, usted pagará más por lo que consuma el televisor que por el radio, ya que el primero es de una mayor potencia.
Cabe señalar que la iluminación representa la tercera parte del consumo de energía eléctrica en el hogar, pero si usted tiene un sistema de aire acondicionado en su casa, el panorama puede ser otro. El refrigerador es también uno de los aparatos que más consumen energía.
En usos normales, los aparatos que más consumen energía se listan a continuación en un orden decreciente, el cual puede variar en función de los vatios de potencia de cada uno y del tiempo que usted los utilice al día, semana o mes. Todos estos aparatos son de una gran utilidad para los miembros de la familia y, particularmente, para el ama de casa; por lo mismo, conviene observar las siguientes recomendaciones:
Mantenga siempre limpios los aparatos eléctricos, principalmente los de la cocina. Elimine los residuos de alimentos en el horno de microondas, tostador, extractor, etc. Conservarlos en buen estado prolonga su duración y reduce el consumo de energía y los gastos, como también contribuye a la seguridad de la familia.
Utilice todos los aparatos de acuerdo con las recomendaciones de uso, mantenimiento y seguridad que aconseje el fabricante.
Revise cuidadosamente aquellos aparatos que al conectarse producen chispas o calientan el cable. No los use antes de resolver el problema. En todo caso, es recomendable que esto lo haga un técnico calificado.
Apague los aparatos que producen calor, como plancha, tubos o pinzas para el cabello, parrillas, ollas eléctricas, calefactores, antes de terminar de usarlos para aprovechar el calor acumulado.
Desconecte los aparatos desde la clavija, nunca jale el cable. Es importante mantener en buen estado tanto el cable como el enchufe.
Evite mantener encendidos innecesariamente televisores, vídeos, equipos de sonido y todos aquellos aparatos que no se estén utilizando, ya que además de desperdiciar energía, los equipos tendrán un envejecimiento más rápido y acabarán por no servir.
Pique la comida antes de licuarla, afile las aspas de la licuadora periódicamente y cámbielas si se rompen.

Lavadora de ropa
Es un aparato importante en el hogar, ya que en gran parte depende de ella nuestra higiene personal. Su consumo de electricidad y gas es alto, pero usted puede reducirlo siguiendo los siguientes consejos:
Deposite siempre la cantidad de ropa indicada como máximo permisible, ya que si pone menos, gastará agua y electricidad de más, y si pone más de lo permitido, la ropa quedará mal lavada y se corre el riesgo de forzar el motor.
Use siempre el ciclo más corto posible para un lavado apropiado.
Evite utilizar agua caliente en la lavadora, a menos que la ropa esté demasiado sucia. Además, asegúrese que el enjuague se haga con agua fría.
Use sólo el detergente indispensable, el exceso produce mucha espuma y esto hace que el motor trabaje más de lo necesario.
Secadora de ropa
Sólo use la secadora de ropa cuando sea estrictamente indispensable. Es preferible aprovechar el sol para secar la ropa, ya que éste elimina bacterias y usted ahorra energía (electricidad o gas, según su tipo de secadora).


Plancha
La plancha es uno de los aparatos que más consume energía, por eso es conveniente seguir las siguientes recomendaciones:
Revise la superficie de la plancha, que debe estar siempre lisa y limpia, así transmitirá el calor de manera más uniforme.
Rocíe ligeramente la ropa sin humedecerla demasiado.
Planche la mayor cantidad posible de ropa en cada sesión. La cantidad de electricidad que requiere la plancha para calentarse se desperdicia cuando se utiliza en pocas prendas.
Planche primero la ropa que requiere menos calor y continúe con la que necesita más, a medida que la plancha se calienta.
Procure planchar durante el día, así ahorrará en iluminación.
No deje prendida la plancha innecesariamente.
Revise que el cable y la clavija estén en buenas condiciones.

Televisión
Es frecuente que en los hogares no sólo haya un televisor, sino dos o más, cuyo consumo de energía eléctrica va a depender, sobre todo, del tiempo que éstos permanezcan encendidos. Por ello, le sugerimos aplicar las siguientes recomendaciones de ahorro:
Encienda el televisor sólo cuando realmente desee ver algún programa. (Recuerde que para oír música solamente, es mejor usar un radio, ya que éste consume menos energía)
Reúna a los miembros de la familia ante un mismo aparato televisor cuando deseen ver el mismo programa.
Mantenga bajos los niveles de iluminación en el lugar donde está instalado el televisor, así se evitarán los reflejos en la pantalla y ahorrará energía en iluminación.
Use el reloj programador (sleep-timer); de esta manera, el aparato se apagará en caso de que a usted le venza el sueño antes de terminar de ver su programa.
Si su televisor utiliza regulador de voltaje, apáguelo también cuando deje de ver la televisión.

Computadoras
Cada vez más hogares cuentan con una o más computadoras. El consumo de energía de estos equipos también depende del tiempo que permanezcan encendidos. En el mundo las computadoras se están colocando como grandes consumidoras de energía. Para hacer más eficiente su utilización, le sugerimos que no deje encendido innecesariamente el equipo cuando no lo esté utilizando, pues todos sus componentes estarán gastando energía (CPU, monitor, impresora, etc.). Si deja de utilizar la computadora por cierto tiempo, apague por lo menos el monitor, que es como dejar de utilizar un foco de 75 vatios.
Aspiradora
Es una buena herramienta para el aseo del hogar, especialmente para la limpieza de alfombras, tapetes, cortinas y muebles tapizados. Por eso:
Manténgala en buen estado general.
Revise que las mangueras de succión estén en buenas condiciones.
Procure utilizar la boquilla adecuada a la superficie que va a aspirar. Limpie los filtros al terminar de usarla.


Aire acondicionado
El aire acondicionado es uno de los equipos o sistemas que más consumen energía. Sin embargo, en lugares muy cálidos se convierte en un elemento indispensable para los miembros del hogar. Por ello es necesario que usted observe las siguientes indicaciones:
Mantenga la habitación cerrada mientras esté funcionando el aire acondicionado.
Desconecte o apague el aparato al salir de la habitación.
Reduzca al mínimo las rendijas (entre puerta y piso, en ventanas, etc.).
Regule la temperatura del aire acondicionado de tal manera que usted pueda dormir sin cobijas. Si se dispone de un ventilador, es recomendable apagar el aire acondicionado, cuando la habitación está fría, y encender el ventilador, ya que éste consume mucho menos energía.
Revise periódicamente si la unidad necesita gas refrigerante. De preferencia, haga que un técnico se encargue de la revisión y de la recarga, si ésta es necesaria.
Lleve a cabo una limpieza general del equipo: quítele el polvo y el moho, y pinte la unidad para evitar la oxidación.
Vigile que el motor, el cableado y el termostato funcionen correctamente.
Limpie el filtro de aire cada 15 días. Los filtros sucios y los depósitos saturados de polvo provocan que el motor trabaje sobrecargado y reduzca su utilidad
Dé mantenimiento cada año a todo el equipo. Está comprobado que los aparatos de aire acondicionado que tienen dos años o más sin mantenimiento, consumen el doble de energía.
Si va a comprar un equipo de aire acondicionado, compruebe que sea de la capacidad necesaria. Nunca lo compre si es de una capacidad superior a la que usted requiere. Es importante que revise la etiqueta amarilla al momento de seleccionar su compra.
Evite adquirir un equipo de aire acondicionado usado (de segunda mano) aunque éste sea importado, pues su alto consumo de energía le significará a usted un considerable y constante gasto, que a la larga le saldrá más caro que comprar un equipo nuevo y más eficiente.
Ahorre energía con aislantes térmicos Las comodidades que generan la calefacción y el aire acondicionado nos permiten que la vida sea más agradable en el hogar. Además con los aislamientos térmicos ahorramos energía y reducimos gastos. El aislamiento térmico permite ahorrar hasta 50% de la energía que se utiliza para la calefacción o el aire acondicionado. Para lograrlo, puede realizar lo siguiente:
Mantenga puertas y ventanas cerradas. Ábralas sólo cuando sea indispensable renovar el aire: el mejor momento para renovarlo es cuando el aire exterior está fresco.
Tape y selle todo tipo de hendiduras para asegurar que el aire acondicionado quede perfectamente aislado (cambie vidrios rotos, selle orificios por los cuales pueda escaparse el aire). Lograr un óptimo aislamiento térmico permite protegerse mejor del frío en la temporada invernal.
Revise que todos los conductos estén debidamente aislados si el aire acondicionado es integral. Aísle la pared; esto generalmente requerirá 2/3 del espesor que se aplique al techo.

Ventilador
Es el aparato para climatización que menos energía gasta. Ponga en práctica las siguientes recomendaciones:
Manténgalo en buen estado.
No lo deje encendido innecesariamente.
Limpie periódicamente las aspas.
Vigile la instalación de los ventiladores de techo, ya que si ésta es inadecuada y el ventilador "cabecea", puede resultar peligrosa, además de consumir más energía.


Instalación eléctrica
¿Sabía usted que una instalación defectuosa puede ocasionar riesgos graves para la familia y representar un gasto innecesario de energía y dinero? Tome en cuenta las siguientes indicaciones:
Revise que en su instalación no existan cortocircuitos o "fugas a tierra"; para comprobarlo, apague todas las luces, desconecte todos los aparatos eléctricos y verifique que el disco del medidor no siga girando. Si continúa girando, es necesario revisar la instalación. Recuerde que una "fuga" de corriente es una fuga de dinero...
Nunca conecte varios aparatos en un mismo contacto, ya que esto produce sobrecarga en la instalación y peligro de sobrecalentamiento; también provoca una operación deficiente, posibles interrupciones, cortos circuitos y daños a largo plazo.
En caso de cortocircuito, desconecte inmediatamente el aparato que lo causó y todos los demás aparatos eléctricos, ponga en apagado (off ó cero) todos los apagadores de las lámparas. Si la instalación de su casa tiene interruptor automático, restablezca la corriente colocando el interruptor en posición de encendido (on ó uno); si en vez de interruptor tiene una caja de fusibles, baje el interruptor general y cambie el fusible fundido. El aparato causante del corto circuito debe ser reparado por personal calificado antes de usarlo nuevamente.
Jamás utilice monedas, alambres, papel de estaño o de aluminio en lugar de fusibles. Por protección, utilice siempre los fusibles adecuados.
Si su casa tiene diferentes circuitos, conviene desconectarlos en periodos de vacaciones o en ausencias prolongadas.

Refrigerador
¿Sabía usted que los refrigeradores consumen cerca de la tercera parte (29%) de la energía eléctrica utilizada en los hogares? por ello:
Evite adquirir un refrigerador usado, aunque sea importado y de bajo precio, pues a la larga usted pagará mucho dinero por un aparato ineficiente.
Antes de conectar por primera vez su refrigerador, manténgalo en reposo un mínimo de 10 horas o el tiempo que recomiende el fabricante. Esto permitirá que se asiente el gas y el aceite internos antes de iniciar el ciclo de refrigeración.
Coloque el refrigerador en un lugar con suficiente espacio para permitir la circulación del aire por su parte posterior (5 cm. aproximadamente) y evite colocar objetos que obstruyan una adecuada ventilación, ya que de lo contrario el aparato trabajará más y, por ende, consumirá más electricidad.
Instálelo en donde no esté al alcance de los rayos solares, la estufa, el calentador de agua y otras fuentes de calor, pues cerca de ellos tiene que trabajar más
Revise que el refrigerador esté nivelado, ya que si su base o el piso están desnivelados, esto puede causar que el empaque de la puerta selle mal y deje entrar aire caliente.
Asegúrese que la puerta cierre herméticamente y que no deje que el aire frío se escape. Esto lo puede comprobar poniendo una hoja de papel al cerrar la puerta; si ésta cae o se desliza fácilmente cuando usted la jala, indica que los empaques deben cambiarse.
Verifique que la puerta esté bien cerrada y no la deje entreabierta, pues un refrigerador trabaja con eficiencia cuando se abre lo menos posible. Así que tome sus decisiones antes de abrirlo y ciérrelo de inmediato para evitar que entre el aire caliente y salga el aire frío.
Evite introducir alimentos calientes dentro del aparato, permita que se enfríen a la intemperie antes de guardarlos, pues de este modo trabajará menos su refrigerador.
Use la temperatura correcta para conservar los alimentos. El ajuste del termostato debe estar entre los números 2 y 3 en lugares de clima templado y entre 3 y 4 en sitios calurosos.
Mantenga los alimentos cubiertos; así se conservan mejor y será menor el acumulamiento de humedad en el interior del refrigerador.
Descongele con regularidad su congelador, si es de deshielo manual. En refrigeradores de deshielo manual o semiautomático, revise que la cantidad de escarcha que se forma en el congelador no sobrepase el medio centímetro. Descongélelo antes de que esto ocurra.
Limpie periódicamente la parte posterior del refrigerador (el condensador, especialmente). Si la rejilla posterior del condensador está sucia, puede ocasionar costos más altos de operación del refrigerador. Las rejillas que se encuentran en la parte posterior o inferior delantera del aparato, deberán ser revisadas y limpiadas cuando menos dos veces por año. Mantenga principalmente estas rejillas con ventilación y sin objetos que obstruyan la circulación de aire sobre las mismas.
Si sale de vacaciones por más de 15 días, desconecte el refrigerador, límpielo y deje las puertas abiertas parta que se ventile y no guarde olores desagradables.
Si va a comprar un refrigerador nuevo, compare precios, capacidad y consumo de energía. Al decidir su compra, tome en cuenta que los refrigeradores equipados con sistema de deshielo automático consumen 30% más de electricidad.

No hay comentarios: