Música

martes, 1 de julio de 2008

Olvídese del Viagra, coma sandía


Olvídese del viagra, coma sandía
BBC Ciencia
Una rebanada de sandía podría tener efectos similares a los del fármaco para disfunción eréctil e incluso hasta podría aumentar la libido.
Según científicos en Estados Unidos la sandía tiene ingredientes que actúan sobre los vasos sanguíneos.
Estas sustancias, llamadas fitonutrientes, son compuestos que ocurren de forma natural en frutas y vegetales y que son capaces de reaccionar con el organismo humano y desencadenar beneficios para la salud.
Y entre los fitonutrientes que contiene la sandía, están el licopeno, betacaroteno y el principal, según los científicos de la Universidad de Texas A&M, la citrulina.
Según los autores, uno de los beneficios de la citrulina, que ahora se están descubriendo, es la capacidad de relajar los vasos sanguíneos, igual que lo hace el viagra.
"Entre más estudiamos a la sandía -afirma el doctor Bhimu Patil, quien dirigió la investigación- más nos damos cuenta de la extraordinaria capacidad de esta fruta como potenciador natural para el organismo humano".
"Siempre hemos sabido que la sandía es buena para la salud, pero con cada estudio, aumenta la lista de sus importantes beneficios", señala el científico.
Beneficios
A diferencia de las vitaminas y minerales, los fitonutrientes son compuestos que no tienen valor nutricional, pero sí tienen efectos positivos en la salud.
Estudios recientes han demostrado que los fitonutrientes actúan igual que los antioxidantes y uno de sus beneficios, creen los científicos, podría ser el retraso del envejecimiento.
La nueva investigación descubrió que cuando se consume la sandía, la citrulina se convierte en arginina.
La arginina, dicen los autores, es un aminoácido que tiene muchos beneficios en el corazón y el sistema circulatorio y ayuda a mantener un buen sistema inmune.
"La arginina -dice el doctor Patil- mejora la producción de óxido nítrico que a su vez relaja los vasos sanguíneos, y éste es el mismo efecto que tiene el viagra para tratar la disfunción eréctil y quizás prevenirla".
Se sabe que hay muchos factores fisiológicos y psicológicos que pueden causar la impotencia.
Y aunque quizás no sea tan específica como el viagra (que está dirigida hacia la inducción de erecciones del pene), la sandía puede ser una buena herramienta para relajar los vasos sanguíneos sin efectos secundarios, dicen los autores.
Además, la producción adicional de óxido nítrico asociada a la arginina que se cree ayuda a mejorar el flujo sanguíneo, podría a su vez ayudar a tratar la angina, la hipertensión y otros problemas cardiovasculares.
Y los científicos creen que la sandía tiene otros beneficios como ayudar al ciclo de la urea a retirar amoniaco y otros desechos tóxicos del organismo.
El único problema es que la citrulina se encuentra en mayores concentraciones en la corteza de la sandía.
Pero los científicos están ahora investigando la posibilidad de producir nuevas variedades de la fruta con mayores concentraciones de citrulina en la pulpa.
Antioxidante
Consumir sandía, además, no sólo servirá para mejorar su vida amorosa.
Según otro estudio que está siendo llevado a cabo por investigadores del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, ciertas variedades de sandía tienen más licopeno -otro fitonutriente- que el tomate, que hasta ahora había sido el "rey del licopeno".
El licopeno es el pigmento que aporta el color rojo a la sandía, el tomate y otros vegetales.
Este compuesto posee propiedades antioxidantes y se cree que actúa protegiendo a las células humanas del estrés oxidativo, uno de los responsables de las enfermedades cardiovasculares, cáncer y envejecimiento.
Según los investigadores, casi 92% de la sandía es agua, pero el restante 8% es rico en licopeno.
"Creíamos que el licopeno, que también se encuentra en el pomelo, existía solamente en los tomates" dice el doctor Patil.
"Pero ahora sabemos que esta sustancia ocurre en muy altas concentraciones en algunas variedades de sandía".


Nota de BBCMundo.com:http://news.bbc.co.uk/go/pr/fr/-/hi/spanish/science/newsid_7483000/7483059.stm

Explican como caminan sobre el agua




Explican cómo caminan sobre agua
Durante más de un siglo, biólogos y zoólogos han intentado explicar el mecanismo que permite que las babosas de mar caminen sobre el agua sin ningún problema, y ahora, un equipo en la Universidad de California en San Diego explica parte del procedimiento
Por
Glenys Alvarez / El Caribe
Martes 1 de julio del 2008

En el gigantesco, variado y fenomenal ecosistema que conforma a la Tierra, existen animales realmente extraños. Organismos con distintas tácticas de subsistencia, que van desde su múltiple anatomía hasta sus particulares movimientos.
La pregunta que un equipo de la Universidad de California en San Diego acaba de responder estaba pendiente por más de un siglo.
Biólogos y zoólogos del mundo deseaban comprender el mecanismo que permite que una babosa, o caracola de mar, camine sobre el agua, como si realmente poseyese elementos que le permiten aferrarse a este líquido y moverse sobre su superficie con prodigiosa habilidad.
Este prodigio ha sido explicado por Eric Lauga y sus colegas quienes han analizado con detenimiento la forma de moverse de la caracola de mar.
“La babosa crea pequeñas ondas en la superficie acuática y el resultado es una transformación única que produce un área donde el animal puede aferrarse bien”, relató Lauga.
La dilucidación sobre el movimiento de las caracolas de tierra es también reciente. Si usted alguna vez ha observado a una babosa en los jardines de nuestro país, habrá notado que estos animales dejan un rastro de mucosidad por su paso.
Pues bien, esta baba es pegajosa pero fluye como un líquido si es presionada más allá de cierto nivel y es precisamente eso lo que hace el animal mientras avanza.
“Cuando ‘las extremidades’ de la caracola presionan la baba, la mucosidad ofrece un agarre adhesivo para algunas partes de ‘los pies’ de la babosa mientras que otras partes son lubricadas por el movimiento”, explicó Lauga.
“Pero esta habilidad sólo funciona en la tierra, sobre una superficie sólida, por ello no entendíamos aún cómo funciona en el agua ya que muchas babosas tienen la pericia de caminar sobre el agua”.
Para los investigadores, las respuestas obtenidas durante sus análisis sólo brindan parte del mecanismo completo de movimiento sobre el agua.
“Lo que hemos observado es que ‘el pie’ de la caracola marina se arruga y produce unas pequeñas olas con longitudes de un milímetro, esto a su vez crea otras ondas en la baba secretada por el animal entre el pie y el aire.
Sin embargo, como la presión de la superficie deforma la secreción mucosa, la estructura de la superficie superior del pie (que está en contacto con el aire) no es igual que el de la superficie inferior, (en contacto con el pie).
Por lo tanto, parte de la baba es apretada y otra parte es estirada lo que provoca que la caracola se mueva hacia delante”, explicaron.

Caracola que se mueve sobre el agua dulce
Los científicos se concentraron en el estudio de Sorbeoconcha physidae. “La elegimos porque camina a una velocidad respetable de 0.2 centímetros por segundo”, afirman los biólogos quienes publicarán próximamente los resultados de su estudio en el diario científico “La física de los fluidos” (Physics of Fluids). Para los investigadores, el mecanismo de la babosa para sostenerse sobre el agua y avanzar tiene mucho que ver con el fluido de la baba que produce.
“Este método de movimiento adhesivo, propulsor y lubricante puede usarse en muchas otras ramas científicas como la robótica.
Es probable que cuando entendamos bien el mecanismo podamos imitarlo y producir aparatos que se deslicen perfectamente sobre el agua sin necesitar de combustible”, expresó Anette Hosoi, del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) y otra de los autores del experimento.

Aparatos sobre el mar
Hosoi explica que el método de movimiento descubierto por el equipo en San Diego es usado por esta babosa de agua dulce pero que otros animales utilizan otros mecanismos para avanzar sobre el agua.
“Muchas de estas caracolas se valen de diminutos apéndices, del tamaño de hebras de cabello y que son conocidos como cilia, para impulsarse. Otras, sencillamente nadan bajo agua y otras más se mueven sobre el suelo marino”, dijo.
El equipo ha copiado este método de movimiento para usarlo en aparatos que se mueven en el mar.
“El truco ahora será mantener estos equipos a flote, si logramos perfeccionar la técnica de flotar, podremos construir una babosa mecánica que se desplace sobre el agua.
De hecho, ya tenemos personas de la industria petrolera y en la investigación médica, interesados en un aparato así”.
Fuente: El Caribe.com.do